Impermanencia

(2020 - 2023)

En medio del amor y la felicidad se produce un silencio. Hay una tensa calma, algo que inquieta.

De pronto, lo que era delicado se vuelve frágil. Emergen las preguntas, el miedo vigila y el fin es una posibilidad.


Impermanencia surge desde mi deseo por crear imágenes a partir de preguntas que nacen de mi incertidumbre, en medio del contexto pandémico que nos sorprendió en 2020.


Durante el proceso de búsqueda de respuestas a las cuestiones existenciales, me fui encontrando con escenas cotidianas que me hablaban de la fragilidad, de lo delicado, del miedo, la muerte y también del amor. Situaciones fortuitas -o no- convertidas en metáforas visuales que intentaban traducir mis sensaciones y estados de ánimo.


¿Cómo hacemos para sostener esta quietud en el tiempo?

¿Qué es lo importante?

¿Estoy haciendo bien las cosas?

¿Soy feliz?


En el devenir del proyecto, descubrí cuál es la raíz de todos mis interrogantes: el tiempo. La prontitud, la demora, lo inmediato y lo tardío; el tiempo interno versus el tiempo externo. Los mandatos, la rapidez como virtud y éxito, el sistema capitalista que promueve a la lentitud como algo vergonzoso.


Nos olvidamos lo que es contemplar, lo que es apreciar de a un estímulo a la vez y no sabemos entender que el paso del tiempo es en realidad amenazante sólo cuando no estamos presentes en el ahora.


Busco las respuestas que me ayuden a entender mi pulso natural, aquel que abraza la lentitud, que me reconoce orgánica, que cuestiona los mandatos de la inmediatez y que me desprende del sistema de engranaje impuesto y aprendido. Intento desestabilizar el tiempo a mi favor; escuchar mi reloj interno y sentir que el tiempo propio es mi derecho. 


Mi tiempo es ahora.

©2023 Florencia Quiroga. Fotógrafa. Todos los derechos reservados