Domingos Impares #22

Días Lentos

Él tenía otra vida antes, pero eligió esta. No le emociona el dinero, limpia baños públicos, no usa celular, escucha música en cassettes, lee un libro por semana. 

La simpleza. El despojo. 

Me conmueve.

El cine es una dimensión para imaginarme en otras vidas, en otros lugares y cotidianidades. Salí de la función con ganas de cambiar algo. De hacer algo emocionantemente bien.

Pienso en el instante relegado.

¿Qué estamos haciendo? ¿Por qué? ¿Para qué?

Deseos de romper el engranaje que me aprieta.

La lentitud y el ahora como banderas de la rebeldía.

Intestinos doloridos e inflamados.

¿Acaso estoy dilatando algo?

Aguantar. Explotar.

Párpados resignados y refucilos celulares.

Hirayama, en la película, se reencuentra con su pasado, del cual, tiempo atrás, decidió separarse. Vuelve a sus vicios triviales. Pero se encuentra con un hombre que tiene una enfermedad terminal y cae en la cuenta de que su elección de vida es la que él considera perfecta. Si no, el alma se enferma.

Techos de tejas húmedas y una lantana gigante.

Un mate cocido, una sopa, gelatina.

Y un reposo de fin de semana ya sin apendicitis


Si llegaste hasta aquí, ¡Gracias!

Si querés compartirme algún pensamiento o comentario, podés escribirme a aflorquiroga@gmail.com. Para recibir #DomingosImpares, podés suscribirte aquí. En Instagram me encontrás como @aflorquiroga.

Hasta el próximo Domingo Impar 🙂

 

©2023 Florencia Quiroga. Fotógrafa. Todos los derechos reservados