Domingos Impares #21

Anclaje

Mis manos buscan cosas. Tocar, sentir. A la mañana lo primero es el celular, una lástima. Miro la hora. 

El espejo me devuelve mi cara toda brotada. Quiero descifrar su mensaje, su idioma. Mis ojos cansados. Dormí mal. Dormí mal. Me duermo.

¿Dejar el suelo? ¿Por qué?, dice Travis antes de partir a Los Ángeles (“Paris, Texas”, Wim Wenders, 1984). Y a mí me deja pensando. Despegar los pies de la tierra es un acto vertiginoso. La verdad que un poco de razón le doy.

Igualmente, me gusta la idea de pensar en el avión como soporte de mis anhelos de teletransportación. Y en ese “aquí y allá” de las ideas, recuerdo esto: en el agua siento que vuelo.

Tenés que respirar más, me dijeron.

Yo pienso en el sentir hondo.

Un té verde, leer sobre sus orígenes. Una camisa que me abraza mientras huelo el yuyo mojado. El calor del agua caliente en el pecho.

Tal vez así, yendo y viniendo en el tiempo y espacio, como en diferentes dimensiones, pueda devolverme un anclaje y orientar el tiempo a un presente para la eternidad.


Si llegaste hasta aquí, ¡Gracias!

Si querés compartirme algún pensamiento o comentario, podés escribirme a aflorquiroga@gmail.com. Para recibir #DomingosImpares, podés suscribirte aquí. En Instagram me encontrás como @aflorquiroga.

Hasta el próximo Domingo Impar 🙂

 

©2023 Florencia Quiroga. Fotógrafa. Todos los derechos reservados