Domingos Impares #15

Plan de deseo

Traslasierra, Córdoba. Post almuerzo de un domingo, salí impulsivamente a caminar con Facundo. Como siempre que tomo esa iniciativa, él se puso feliz y me dio un empujón con sus patas delanteras, dejandomé las huellas de tierra en mi panza.

Llegué a la punta del camino, donde hay una tranquera que, al cruzarla, se abre un camino silvestre, casi intacto y hermoso. Hasta ahí llegamos. Me senté en una piedra a contemplar, cosa que me cuesta mucho hacer porque no soy mucho del hacer nada. 

Me puse a pensar en lo que hacemos, cada cosa que emprendemos por más mínima que sea, siempre es en pos de algo, con algún fin. Hacemos algo para avanzar, para llegar a algún lado. ¿A dónde? Hay quienes parecen tener claro hacia dónde, y cómo. Y ahí van. Otros, no. Yo me siento en el segundo grupo.

Tuve una sensación muy primitiva, una necesidad básica de saber: ¿Qué estoy haciendo? Cada día, en cada decisión. Realmente, ¿qué estoy haciendo?

En ese momento miré hacia el cielo y pasó un aguilucho, que iba acariciando el aire.

“Está planeando" pensé.

Planeando, fue la respuesta.

Me gusta pensar en la idea del “planear” como algo placentero y no bajo la idea de la productividad y el deber hacer, sino como un deseo, flotando, habitando lo leve.


Si llegaste hasta aquí, ¡Gracias!

Si querés compartirme algún pensamiento o comentario, podés escribirme a aflorquiroga@gmail.com. Para recibir #DomingosImpares, podés suscribirte aquí. En Instagram me encontrás como @aflorquiroga.

Hasta el próximo Domingo Impar 🙂

 

©2023 Florencia Quiroga. Fotógrafa. Todos los derechos reservados