Domingos Impares #10

Menguante

Estado actual: transportada, descansando, acostada sobre la arena de una playa imaginaria, dejando que las olas pequeñas se suban sobre mí y me masajeen; me refresquen.

Ya está. Ya pasó esta semana y por fin. También terminó agosto.

Una luna llena que movió todas las aguas. Rebalsamientos internos. Fierecillas nocturnas en los techos. Mal dormir. Momentos de paz que duraron segundos. Muchas alegrías y picos de excitación. Frustraciones y cansancio.

Esta entrega viene con una propuesta para menguar. Y en todo caso, si te dan ganas, luego ponerte a hacer algo que te guste y de placer.

Es un ejercicio meditativo y vaciador-alivianador, que tomo del libro "Freeplay, la improvisación en la vida y en el arte", de Stephen Nachmanovich.

¿Estás listx?

Inspirar profundamente por la nariz, con las fosas nasales abiertas, los ojos entrecerrados. Inspirar desde lo más bajo del vientre; dejar salir el aire, luego relajarse para dejar entrar el aire. Soltar, relajarse; hacer que los ciclos se hagan cada vez más lentos, hasta que las respiraciones se conviertan en una ola constante como en un mar calmo. La boca cerrada, la lengua contra el paladar, la columna vertebral lo más extendida posible, los hombros bajos. Cuanto más larga es la meditación, más elongada y cómoda está la columna, relajada y alerta. Dejar que la respiración del bajo vientre se transforme en respiración de todo el cuerpo: un árbol de raíces infinitamente profundas con ramas más altas que las nubes. Hacé circular la luz. Cuando el vientre se relaja y entra el aire, que la luz circule hacia arriba, desde la raíz de la columna hasta llegar al cerebro. Al salir el aire, dejar que la luz baje por el frente del cuerpo, por tórax y brazos, estómago, piernas, y que vuelva a juntarse en espiral en el extremo de la columna. Dejá pasar unos minutos. Cuando recuperes tu propio cuerpo, donde la luz sigue circulando por su propia cuenta.

Ahora sí hay lugar para otra cosa. Para algo nuevo.


Si llegaste hasta aquí, ¡Gracias!

Si querés compartirme algún pensamiento o comentario, podés escribirme a aflorquiroga@gmail.com. Para recibir #DomingosImpares, podés suscribirte aquí. En Instagram me encontrás como @aflorquiroga.

Hasta el próximo Domingo Impar 🙂

 

©2023 Florencia Quiroga. Fotógrafa. Todos los derechos reservados